En el Día del Domund

por parroquiacarballo

1-Damos gracias al Señor por la fe que hemos recibido a través de nuestros padres, abuelos, sacerdotes y catequistas que fueron los misioneros que nos transmitieron el Evangelio

2-Pedimos cada día, y hoy de manera especial, que “tu Reino de amor, tu Evangelio” llegue hasta los confines de la tierra…al “Finisterrae”, a los nuevos ámbitos geográficos y sociales del siglo XXI.

3-Renovamos nuestro compromiso de ser apóstoles con nuestra oración, testimonio y la colaboración económica a la labor misionera y evangelizadora de la Iglesia en los países del tercer mundo.

4.- Y UNA PREGUNTA QUE NOS INTERPELA ¿NO SERÁ AHORA ESPAÑA, NUESTRA FAMILIA Y  NUESTRA PARROQUIA TIERRA DE MISIÓN?

Así me respondió un amigo que lleva muchos años de misionero en Ecuador. “En Ecuador el apostolado es más fácil. Tú hablas y te escuchan, la gente busca a Dios…La verdadera misión está aquí, donde tienes que desgastarte para que, al menos, algunos amen a Dios”

“Sí, España, nuestras parroquias, nuestras familias son tierra de misión”

Sabemos que hay lugares en los que el sacerdote no llega más que una vez al año, una vez al mes y en los más afortunados una vez a la semana para celebrar la Eucaristía y… las iglesias se llenan. Mientras en España y casi toda Europa entre las muchas celebraciones ofrecidas cada día, podemos elegir con comodidad la que más nos convenga, y… las iglesias no se llenan.

En muchos países los cristianos recorren kilómetros para asistir a la Santa Misa y recibir los Sacramentos sin escatimar tiempo ni esfuerzo porque tienen Fe y van al encuentro del Señor. Sin embargo, entre nosotros, hay cristianos que rechazan los Sacramentos, y algunos los convierten en un acto social sin adquirir ningún compromiso serio, cuestionando incluso el tiempo dedicado a la formación cristiana de niños y jóvenes.

5-Ante esto, no podemos cruzar los brazos, no podemos conformarnos con decir “aquí no hay nada que hacer…” Creo que se puede hacer mucho si se confía en Dios. No dejemos de trabajar el campo que el Señor nos da. Dejemos que rebrote a flor de tierra la semilla del crecer que está encerrada en muchas almas y florezca. No impidamos su labor…

Por ello, seas sacerdote, religioso, párroco, capellán, monjita o monaguillo, si tienes coche, teléfono móvil, ordenador, u otro medio, utilízalo para hablar de Dios y llevar a las personas de tu alrededor a Jesús. Son derechos fundamentales de los bautizados que nada ni nadie debe impedirte. No dejes que la pusilanimidad ni el desánimo, ni el cansancio, ni el reloj te aparten de aquello por lo que dejaste todo; porque si ofreces a Dios cada día, cada hora, aún son dichosos los pies del mensajero que anuncia la paz, aunque sea solamente en España

 

También te puede Interesar

× ¿Cómo puedo ayudarte?