Sorpresa milenaria y botánica en el atrio de la iglesia de Carballo

por parroquiacarballo

Un «ginkgo biloba» sobrevive a la tala por su elevado valor botánico: puede vivir más de 2.500 años

El atrio de la iglesia de Carballo ya no es el que era: han desaparecido todos sus cipreses de 40 años (en su variante de tuya); la yuca, que se ha trasplantado a unos metros, y varios arbustos. Han sobrevivido (podados) el cedro centenario y el joven. Y también lo que parece un arbusto sin importancia que cuesta identificar y al que nadie hasta ahora le ha dado importancia.

Y vaya si la tiene, por eso sigue en pie. Se trata de un ginkgo biloba, de altísimo valor botánico. Según los datos proporcionados por un técnico al Concello carballés, «é un dos mellores exemplos de fósil vivinte coñecidos, unha testemuña do tempo, considérase como a especie máis antiga do planeta. Moi lonxeva, hai localizados exemplares de 2.500 anos».

El del atrio se ha desarrollado anormalmente, por su ubicación, tapado por los cipreses, y por las continuas podas. Tiene desviación de su tronco, algo que irá a más si no se corrige. Además, este árbol es muy codiciado en determinados remedios medicinales.

¿Y cómo algo así llegó hasta este lugar y casi desaparece en esta tala por las obras de la Martín Herrera? De casualidad, hace ya muchos años. El párroco no lo recuerda. Cree que tal vez se plantó junto a otras especies, tras la construcción de la iglesia, o más tarde, y pudo venir en el paquete de la yuca y otras plantas.

Ahora que se conoce el verdadero valor y su excentricidad, su futuro debería estar asegurado.

Fuente: S.G. Rial | La Voz de Galicia
Foto: Ana García

También te puede Interesar

× ¿Cómo puedo ayudarte?