El fervor y la tradición tomaron las calles de Caión y Carballo

por parroquiacarballo

La Costa da Morte vivió ayer una explosión de fervor y devoción con la celebración de varios de los actos más señalados de su calendario religioso. En Carballo, el barrio de A Milagrosa, se echó a la calle para participar en la misa y la procesión del día grande de sus festejos. La afluencia fue masiva recordando por momentos a las multitudinarias celebraciones que marcaron el inicio y el fin de su año jubilar.

El buen tiempo, aunque con una brisa que aliviaba el calor de otros años, contribuyó a que varios miles de personas se sumasen a unos actos en los que la nota de color la pusieron una vez más las alfombras florales que adornaban el recorrido de la procesión y que habían sido elaboradas de forma artesanal por grupos de vecinos la noche anterior. Incluso la nueva rotonda del barrio lució esta colorida ornamentación, en la que los animales y los motivos florales fueron los elementos centrales.

El alcalde carballés, Evencio Ferrero, y los representantes de los partidos de la oposición también se sumaron a la celebración de A Milagrosa, en la que participaron asimismo los integrantes de la Banda de Música Eduardo Pondal y de la Coral de Bergantiños.

La estampa carballesa de fervor religioso tuvo réplica en Caión, donde también se vivió una mañana de devoción y tradiciones. En este caso aún habrá que esperar a mañana para participar en la jornada central de la Romaría dos Milagres, pero la procesión de subida de la imagen de la Virgen desde la iglesia parroquial hasta el santuario congregó ya a centenares de personas. El sol y la brisa los acompañaron durante su esforzado -cuesta arriba- recorrido, al igual que la música de los gaiteiros que iban abriendo la marcha de esta jornada que concluyó igual que había comenzado: con misas, aunque en distinto escenario.

Fuente: La Voz de Galicia

También te puede Interesar

× ¿Cómo puedo ayudarte?