Feliz verano

por parroquiacarballo

Dios no se toma vacaciones. Va donde tú vayas Llega el verano y con él, las merecidas vacaciones. Es una época en la que tenemos más TIEMPO libre. Tengamos también tiempo para Dios. El verano se puede convertir en el invierno del alma si le damos vacaciones a nuestra vida de fe, o se puede convertir en un momento de gracia para profundizar en la oración, la formación en la Verdad de Cristo, vivir la Caridad, dedicar más tiempo a nuestra familia…
No se puede ser cristiano a TIEMPO PARCIAL: a Jesucristo se le sigue siempre o no se le sigue, porque “nadie puede servir a dos señores” (Mt 6, 24). Somos cristianos en casa y en la Iglesia, en el lugar de trabajo y en el lugar de descanso, en verano y en invierno. Hemos de vivir así, con Cristo y en Cristo, todos y cada uno de los instantes de nuestra existencia: en el trabajo, en la familia, en la calle, con los amigos… Eso es lo que se llama unidad de vida. Queremos haceros algunas propuestas que no aparecen en los folletos de las agencias de viajes.
MOCHILA PARA EL VERANO

  • Vive el domingo. En vacaciones, el domingo sigue siendo el día del Señor y Dios no se va de vacaciones. Aprovecha la eucaristía dominical ahora con MÁS tiempo libre. Participa de la SANTA Misa los domingos en donde quiera que estés
  • Vive la familia. Dialoga, JUEGA sin prisas, reza en familia.
  • Vive la solidaridad. No lo quieras todo para ti. Piensa en quienes no tienen vacaciones, porque ni siquiera tienen el pan de cada día. La caridad tampoco se toma vacaciones
  • Vive la naturaleza. En la playa, en la montaña, descubre la presencia de Dios y da gracias por todo.
  • Busca un momento para el trato con Dios, rezar en familia:

Los padres -primeros educadores de los hijos- de la misma manera que enseñamos a vestirse, a comer, a andar… enseñamos a tratar a Jesús . Con Dios las vacaciones no existen, más bien nos vamos de vacaciones con Él. No se trata de hacer grandes cosas, SOLO de rezar en familia para que Dios esté presente en sus vidas como por ósmosis. Y así aprendan a tratarlo con naturalidad. Rezar al levantarnos y acostarnos  Bendecir la mesa antes de COMER. Dar gracias a Dios por las cosas que tenemos, recurrir a su ayuda cuando necesiten algo, etc.
Un fuerte abrazo y ¡feliz verano!
 

También te puede Interesar

× ¿Cómo puedo ayudarte?