La excursión a San Benito de Lérez

por

 

Los abuelos de Carballo han tenido la fortuna de visitar el famoso monasterio benedictino. Trajeron de allí el libro que sobre el gran cenobio escribió el párroco actual D. Crisanto Rial López, tan culto él como generoso, que recibió a los mayores carballeses. Sentimos especial atracción por estas monografías que se van redactando, bien por la mano de los propios párrocos, bien promovidas por ellos. Conocemos así la historia de las parroquias de San Jorge y Sta. Lucía de A Coruña, la de Sta. Uxía de Ribeira, la de Sta. Baia de Curtis. También Bastavales y Seavia- Erbecedo tienen sus propias historias, aunque no publicadas. Aparte de esto, hay estudios sobre nuestros arciprestazgos. Así, Amaía, Ribadulla, Soneira, Barcala, Bergantiños, aunque más bien se refieren al arte que custodian sus iglesias.

La obra del admirado D. Crisanto lleva un prólogo de nuestro arzobispo D. Julián Barrio, que abre con su pluma sabia muchas obras que publica el clero diocesano.

El Sr. Arzobispo navega con dominio sobre las aguas de la historia antigua y medieval. Alguno de sus trabajos enmarca perfectamente el hecho jacobeo. D. Julián procede de una diócesis, la astorgana, que además de su condición capitalina en la romanización, fue asiento muy temprano (s. III) del cristianismo en España, según testimonio de San Cipriano, que nos habla de ello, desde el norte de África, en el siglo IV.

En la introducción, D. Crisanto hace un alarde de gran belleza literaria. Un sueño y la triste realidad que él encontró en S. Benito de Lérez. Distingue bien los tiempos del Monasterio, el paso de los célebres PP Feijoo y Sarmiento, figuras eminentes de la Ilustración en España.

Nos informa el Sr. Rial López de la intervención por los abades comendatarios en nuestros monasterios. Una triste realidad. De ahí nacieron bastantes derechos de patronato sobre parroquias de nuestra diócesis. Derecho en suspenso desde el Vaticano II.

Recuerda a sus antecesores párrocos diocesanos. Especialmente a D. Leandro del Río Carnota. Como quiera que es natural de Órdenes, algo me toca como nacido en aquellas tierras y, buscando coincidencias, tenemos que D. José Carballeira Pérez (que sería luego párroco de Carballo) fue el primer sacerdote a quien el cardenal Martín  de Herrera encomendó la recién creada parroquia de Sta. Lucía, que luego también serviría D. Leandro del Río Carnota. Siempre sospeché que podría ser D. Leandro pariente de D. Vicente Carnota, sacerdote vinculado al periodismo en la provincia de A Coruña, y estudiado por D. Paulino Pedret Casado en su libro “Mis Maestros Gratuitos”. Porque Carnota fue realmente un maestro.

Estudiremos con todo empeño la obra de D. Crisanto Rial López. Porque lo merece su trabajo, así como su interés por todo lo diocesano. Enhorabuena.

 

También te puede Interesar

× ¿Cómo puedo ayudarte?