Nonagenario en Navidad

por parroquiacarballo

     Fueron tantas las navidades pasadas

que mis recuerdos de ellas se perdieron,

seguiré peregrinando breves jornadas

en la tierra do mis pecados me hirieron.

       Van penas en el corazón grabadas

    acerbos dolores, sí, me infligieron,

    mas las tristes horas, muchas, lloradas

    son hitos que mi vida condujeron.

       Resignado, lejos de toda euforia,

    tal como el águila cruza los cielos

    señalando el rumbo de mis anhelos,

    tendré un vuelo y corona de gloria.

    Pues del amor del Señor sentí celos:

    fue Dios mismo quien dirigió mi historia.

 

 

 

También te puede Interesar

× ¿Cómo puedo ayudarte?