Te adoramos, Oh Cristo y te bendecimos porque con tu santa cruz redimiste al mundo

por

A Cristo na Semana Santa

Cuando llego a ti, Sacramentado,

mi Jesús, el buen hermano querido,

el que, siempre fiel, está a mi lado

me duele que no seas comprendido.

Ahí, en esa Cruz, Crucificado

nadie, jamás te pudo haber temido

nadie, humano, te habrá odiado,

nadie, creo, en este mundo nacido.

Cuando, Jesús, mi alma sufre desazón

y siento necesidad de ternura,

es, Señor, el amor de tu Corazón,

quien, al desfallecer, me la procura,

se me calman los ánimos y la razón

envuelto en tu bondad y dulzura

Xosé Pumar G.

 

También te puede Interesar

× ¿Cómo puedo ayudarte?