Veinticinco años de Monseñor Barrio como arzobispo en Santiago III-IV

por parroquiacarballo

III

El BOAS es testigo de la constante acción magistral de nuestro arzobispo. Cualquier celebración cuenta con el aliento y enseñanza actualizada para el clero. Casi todas las páginas del BOAS tienen a Monseñor Barrio como su autor. En castellano y gallego. Buen estilo, frases bien construidas, el verbo y el sustantivo como troncales en cada idea. Cuando veo tanto bien salido de su pluma, ordenador… pienso que también somos consumistas, aprovechamos poco.

La faceta de orador de nuestro prelado la descubrí cuando la despedida a Monseñor Rouco en el Seminario. Sin papeles, con voz y tono solemnes, Barrio enalteció el acto. Me impresionó. Igualmente en otras dos ocasiones. Un cardenal vino a hablarnos sobre la enseñanza catequética. Leía sus folios (él era de habla inglesa) y en una pantalla señalaba lo más destacable. Aburrimiento general, ni una sola idea llamativa. Cerró el acto Barrio Barrio, sin guión alguno, y fue como una arenga que despertó ilusiones. Otra vez fue aquí en Carballo. Vino el Nuncio a clausurar la Semana de la Familia. Trajo sus folios y los leyó. Salvó la situación el prelado compostelano con ideas sobre la familia tomadas del Concilio y Magisterio papal. Nos entusiasmó.

 

IV

Sería vana pretensión mía hablar de la formación teológica de Monseñor Barrio. Pero ahí los libros que el I.T.C. viene publicando con artículos salidos de la mano del prelado. Unos, estrictamente religiosos, otros sobre todo lo jacobeo y el Año Santo. También sobre la pastoral de enfermos, oraciones para vivir cristianamente trance tan difícil.

A Monseñor Barrio se le invita para que sea conferenciante en distinguidos foros de Europa y América. Presenta el hecho jacobeo en el medievo con gran precisión de datos. Recuerdo un artículo suyo en la revista Compostela que puede ser un buen resumen de sus mejores reflexiones sobre el tema.

No ha mucho, la prensa compostelana presentaba artículos de varias personalidades. Hablaban de este Año Santo 21-22. En tal serie de trabajos aparecía uno de Monseñor Barrio. Superaba a todos en calidad. Añadamos que D. Julián es un especialista en prólogos. Muy requerido en este menester. Resume y asienta la obra en el debido lugar según la especialidad que trate.

(Continuará)

 

También te puede Interesar

× ¿Cómo puedo ayudarte?