Despedida al Rvdo. Padre Rafael Carracedo Viña

por

Querido Padre Carracedo, comensales todos:

Esta despedida   es una más entre tantas que él tuvo en sus misiones en Suramérica y España. Fueron el momento en que en el interior del sacerdote vicenciano resonaban las palabras de Jesús: “Id, evangelizad el mundo entero”

Se abre, pues, una etapa más en el esfuerzo evangelizador del P. Carracedo.Deja sus tierras de Bergantiños, por las castellanas de Salamanca. El puente medieval sobre el río Termes que por allí navega hacia el Duero; le recordará el puente medieval  Lubián por el que fluye el río que viene de la Férveda para unirse al Anllóns.

La congregación vicenciana tiene en Salamanca su monumental iglesia; recordará al P. Carracedo la catedral de Bergantiños, que es la parroquial de Rus, la iglesia de su bautismo.

Patrimonio del P. Carracedo es su apellido gallego, sacerdotal y también martirial, reconocido en la Iglesia en la persona de la Beata Isabel de Seavia.

Admirable vitalidad del P. Carracedo que, de su amplia vida ha escrito un libro biográfico lleno de realismo pastoral y místico. Quiero Vivir, exclama el Autor, en su venerable ancianidad.

Místico en Salamanca fue Fray Luis de León. Su enseñanza y sus versos son paralelos a los sentimientos que el P. Carracedo muestra en la mentada obra.

Vas, P. Carracedo, bien equipado espiritualmente. Tus méritos y virtudes te acompañan. Son ejemplo que aprovecharemos.

Contarás con nuestras pobres oraciones para que la Virgen Milagrosa siga siendo la personal protectota, que te viene acompañando durante toda tu vida.

Las Hijas de la Caridad, que tienen casa en Carballo desde hace ya 60 años, mucho deben, en sus comienzos y ahora mismo, a las vocaciones surgidas en Sofán y Rus. El Señor ha querido bendecir ambas parroquias con dones singulares. La familia Carracedo no es ajena a esta realidad.

Vuelvan aquellos tiempos gloriosos en que Bergantiños era un vergel de vocaciones vicencianas, religiosas y sacerdotales.El P. Carracedo es uno de sus mejores frutos y exponentes.

Y he de evocar aquí la figura más eminente de vuestra estirpe: D. Antonio Carracedo Viña y su casa solariega de Casal de Pérros . Providencialmente, los apellidos de aquel celebérrimo párroco de Sofán, son los que lleva hoy con toda dignidad el P. Rafael. Ojalá que por muchos años.

Otros brindarían con vino espumoso en una circunstancia como esta de hoy, entre nosotros. Brindemos, si, por el futuro del P. Carracedo, comprometiendo nuestras oraciones. Muchas gracias por vuestra atención.

(Texto leído en la comida familiar el 16-IX-18)

 

También te puede Interesar

× ¿Cómo puedo ayudarte?