O Banquete de Conxo (II)

por

Presentamos la segunda parte del Brindis del Banquete de Conxo, tal como habíamos prometido en A Xanela anterior.

Se trata de una primicia poética de nuestro Pondal, en castellano. Por parte de Aguirre, tal vez su último día. Fallecería poco después, en 1.858, ahogado en una playa de A Coruña, en circunstancias no aclaradas.

Las relaciones de Pondal, de una parte; y de Aguirre, de otra, en momentos diversos, con Rosalía de Castro fueron estudiadas por expertos en literatura. Hay hermosos poemas de ambos vates dedicados a la poetisa.

Murguía, que contraería matrimonio con Rosalía en Madrid, en el año 1.858, asistió al Banquete de Conxo en 1.856.

Y tú, pueblo, el que sufres resignado,

el que da hijos a la inicua guerra,

el que hace, pobre, de sudor bañado,

en pardas mieses reventar a tierra;

tú, que ignorante vives y humillado.

Tu grande porvenir en ti se encierra.

¡Pueblo libre!: levántate, y, valiente,

el sol contempla con osada frente.

 

No hay vallas para ti: sobre ti brilla

grande la libertad; libre es tu ciencia:

tu sagrado corazón y sin mancilla;

libre tu pensamiento y tu creencia;

un baldón de tu raza la cuchilla

que viola la voz de tu conciencia.

¿Quién es tu juez, oh pueblo? No tu hermano:

tú eres de ti mismo soberano.

 

No es tu suerte alcanzar sangrienta/  palma

para un poder sin leyes y sin vallas,

el quebrantar las alas de tu alma,

y el entregar tu cuerpo a las batallas:

no servir de esclavo a quien con calma,

te mira revolverte en las metrallas,

y, enemigo inhumano de tu vida,

asaltarte en combate fraticida.

 

Caiga, pues, esa turba de reptiles

que ostenta con orgullo tus blasones:

písalos todos cual gusanos viles:

queme el fuego sus necias distinciones,

y habiten los cernícalos sutiles

la oscura soledad de sus mansiones,

y arrebaten los roncos torbellinos

el montón de sus viejos pergaminos.

 

Eduardo Pondal

 

También te puede Interesar

× ¿Cómo puedo ayudarte?